Programas de Atención Integral

El programa de atención ha sido diseñado bajo una estructura de hogar basada en normas, principios y convivencia básica de una familia por lo cual los procesos son flexibles a las características del joven y su nivel de aprendizaje y evolución abordando las siguientes áreas

1.  Salud: Manutención (alojamiento, vestido y alimentación), seguimiento nutricional y remisión a servicio médico.

2. Educación Integral: Pretende el cuidado y  la convivencia desde la formación y seguimiento de hábitos normas y valores.

3. Orientación Espiritual: Desde la formación de principios cristianos, vinculación a iglesia y sus grupos de conexión.

4.  Orientación Psicológica: para el tratamiento de situaciones conflictivas y dolorosas en su historia de vida así como el crecimiento personal y su proyecto de vida a nivel individual o familiar si lo hay.

5.  Refuerzo Escolar: Desde el acompañamiento, la recuperación escolar y vinculación a educación formal en básica primaria y secundaria.

6.   Proceso De Egreso: Preparación y acompañamiento de los jóvenes para salir de la Fundación de manera sostenible y estable, con el respectivo seguimiento.

 

Dentro de este proceso flexible podemos retomar tres momentos relevantes:

1.         La adaptación al hogar

Implica el generar y consolidar procesos de acomodación a su nuevo estilo de vida, deshabituándose de antiguos parámetros de interacción que le permita tomar una conciencia crítica de su realidad y el deseo de mejorarla desde aspectos básicos como el sentido de las normas y toma de decisiones frente al cambio personal.

2.         Restauración de su vida

Se da en un ambiente propicio que favorece actitudes de cambio y genera en el niño la seguridad adecuada para abrir su corazón y tocar sus heridas. Se inicia el proceso de exploración de su historia de vida, necesidades intereses  y expectativas en relación a sí mismo y a los demás así como la habilidad para tomar decisiones asertivas y la formulación de un proyecto de vida desde la responsabilidad y autonomía.

3.         Proceso de egreso

Se aborda las circunstancias presentes que  definirán su proyecto de vida y la posibilidad de adquirir herramientas  necesarias, para ello en los ámbitos escolar, laboral, social, espiritual y emocional, así como el seguimiento post institucional que implica diálogos periódicos, contacto telefónico, acompañamiento en procesos educativos afectivos, sociales entre otros.

De otra parte se realizaran encuentros cada seis meses encaminados a evaluar el proceso post institucional, a partir de espacios de autoayuda entre egresados con el fin de fortalecer los vínculos generados, siendo soporte permanente.

Por otra parte esta etapa busca ayudar a las personas a romper la dependencia con la fundación para que puedan en primera instancia, asumir su propio sostenimiento material y económico, en caso de no contar con referentes de apoyo familiar, sin embargo si estos existen la familia debe suplir y ser facilitadora del sostenimiento del o la joven.

Busca también orientar al joven en el proceso de reconocimiento y re acomodación para que pueda acceder a los bienes y servicios sociales y asumirse al mismo tiempo como agente positivo desde los espacios y contextos donde se desenvuelven